Anoche miré al cielo y empecé a dar a cada estrella una razón por la que te quiero tanto. Me faltaron estrellas.

¡Hay algo que aún necesitas saber! Pregunta a un psíquico experimentado