Cuando miro las estrellas, su luz me recuerda las ganas que tengo de recorrer con mis labios cada centí­metro de tu piel.

¡Hay algo que aún necesitas saber! Pregunta a un psíquico experimentado