Si el dolor no conduce a la humildad, has malgastado tu sufrimiento.

¡Hay algo que aún necesitas saber! Pregunta a un psíquico experimentado